Storytelling: qué es, para qué sirve y qué tipos hay

El storytelling es el arte de contar una historia empleando un lenguaje sensorial y presentarlo para que la audiencia sea capaz de interiorizarlo y entenderlo. Las empresas que empelan el storytelling para presentar sus productos lo hacen para que los clientes no compren el producto en sí, sino la emoción que les haces sentir y el significado que para ellos tiene tu marca.

Hoy en óptimaWeb te contamos de forma detalla en qué consiste el storytelling y cuáles son los elementos necesarios para crearlo.

¿Cómo puedo hacer un buen storytelling?

En el storytelling se pretende contar una historia a la audiencia, con la que se puedan sentir identificados. Una historia bien contada puede influir en las personas que la leen e incitarles a la acción.

El storytelling puede ayudarte a construir un vínculo emocional y aumentar la confianza con los potenciales clientes, atraerlos y conectar con ellos e incitarles a reaccionar. Así, se puede informar, persuadir y vender de forma efectiva.

Para poder hacer una buena historia, es imprescindible contar con cuatro elementos básicos.

Conoce a la audiencia

Necesitas saber quién es y qué necesita. Es decir, tendrás que definir quiénes son tus clientes potenciales. Deberás saber cuáles son los puntos que tu cliente quiere identificar en la historia y de cuáles se quiere alejar.

Define la historia

Esta es una de las partes más importantes, porque permite definir los obstáculos y las ayudas necesarias para el cliente. Debemos saber cuál es el resultado que queremos ofrecer.

La historia debe conectar con la gente, tiene que transmitir una emoción que el cliente imagina o desea. Todas las historias tienen que estar planteadas pensando en ese panorama.

Piensa en el mensaje que quieres transmitir

Tendrás que investigar qué quieren tus clientes para poder definir el mensaje y la moraleja que quieres transmitir con él.

Así podrás encontrar lo que realmente están buscando y podrás confeccionar el gancho principal de tu historia.

Añádele emoción

Las historias más interesantes son las que los protagonistas se enfrentan a desafíos o problemas y muestra cómo salen de ellos. Es más sencillo conectar con una persona cuando hablas de cómo has superado los retos reales que al revés.

El storytelling en la estrategia de contenidos

Como hemos dicho, necesitamos pensar en el tema principal en el que se basará la historia que queremos contar. Además, tienen que estar relacionados con la actualidad o con vivencias personales para crear vínculo con la audiencia.

La historia debe tener un inicio, un desarrollo y un cierre con un argumento coherente y que se acerque a la realidad. La historia debe ser sencilla de recordar para que podamos transmitirla a otras personas. Tiene que reflejar personalidad y los valores de la marca.

Una vez que sabemos esto, es hora de saber cómo podemos incorporar nuestro storytelling en los contenidos:

  • Revela algo personal sobre la marca
  • Crea curiosidad para que el usuario quiera saber más acerca de tu marca cuando termine de ver la historia.
  • Conecta con una emoción concreta para que la persona realice una acción, como compartir el contenido, que visite la web, etc.
  • Introdúceles en un viaje narrativo a través de una trama, un tema principal y una moraleja.
  • Mantén un feedback con tu audiencia, escucha lo que opinan sobre ti y respóndeles.
  • Emplea formatos distintos como vídeo, música o imágenes. Intenta descubrir qué les gusta a tus clientes para contar la historia en ese formato.

Consejos para que tu storytelling tenga éxito

Cuenta los orígenes de la marca. La mejor manera para hacerlo es realizando un tiemlapse con fotografía o vídeos de los clientes usando el producto, de los fundadores de la empresa y del equipo ahora.

La audiencia se suele interesar por este tipo de detalles y lo que buscan es la sinceridad.

La historia debe plasmar unos valores determinados. Es decir, deberás mostrar los principios de la empresa.

No olvides integrar el contenido que genera la audiencia. Los propios usuarios pueden contar su historia con la marca, cómo la ven o cómo sienten el mensaje de la empresa. Si compartes esta imagen con tus seguidores les harás ver que el mensaje y la marca llegan a todas partes.

Tipos de storytelling empleados en publicidad

Existen otros formatos a la hora de plasmar historias. Estos son algunos de los más requeridos en publicidad y marketing.

Minigráfico

Se centra la atención en problemas que se dan en la sociedad, en la vida personal o en los negocios. El narrador crea en la audiencia una emoción de esperanza y deseo de cambio. Es una técnica muy emocional que suele inspirar a la audiencia a que realicen acciones determinadas.

Bucles animados

En esta estructura se enlazan tres o más historias que tienen conexión entre sí. Normalmente, una historia se ubica en el centro y el resto de historias alrededor para poder explicar la principal. La primera historia que se comienza a contar es la última que se termina, y así de forma sucesiva.

In media res

Se comienza a narrar la historia en mitad de la trama, en vez de al principio de ésta. Así, se explica cómo has llegado a ese punto. Pero no se debe revelar demasiado de la acción. Lo recomendable es intentar guardar un elemento inesperado para contarlo durante la historia. Debes darle a la audiencia la información justa para mantenerlos atrapados.

En óptimaWeb contamos con un equipo de audiovisual profesional capacitado para realizar cualquier tipo de storytelling. No dudes en contactar con nosotros si deseas más información al respecto.

Sobre Dario Marín

Licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid. Director de diseño y desarrollo web en óptimaWeb.
Total